Pasar al contenido principal

¿Cómo bañar correctamente a tu perro?

Back to overview

Usted está aquí

La mayoría de los perros prefieren saltarse la hora del baño. Pero esta actividad juega un papel importante en la salud de su pelaje y piel, ayudando a mantenerla limpia y libre de suciedad y parásitos. Por eso es importante saber bañar correctamente a tu perro. 

 

Además, existe el beneficio adicional de hacer que el olor de tu mascota sea más agradable a la hora de tenerla cerca, sobre todo en verano.

¿Con qué frecuencia debes bañar a tu perro?

Si bien los perros no requieren lavados diarios, sí necesitan baños regulares. Eso sí, la frecuencia depende de varios factores, como el entorno del perro y el tipo de abrigo. Tu veterinario puede aconsejarte en casos particulares. Aquí puedes consultar algunas pautas generales:

  • Bañarse una vez al mes funciona para la mayoría de los perros.

  • Los perros con una capa aceitosa, como los Basset Hounds, pueden necesitar bañarse con una frecuencia superior, de una vez a la semana.

  • Muchas razas de pelo corto con abrigos lisos, como Beagles y Weimaraners, van bien con baños menos frecuentes. Los basenjis de pelo corto son exigentes en su higiene personal y rara vez necesitan un baño.

  • Las razas con abrigos repelentes al agua, como los Golden Retrievers y los Grandes Pirineos, deben bañarse con menos frecuencia para preservar sus aceites naturales.

  • Los perros con abrigos gruesos, como los samoyedos, los malamutes y otras razas del norte, se comportan mejor con menos baños y mucho cepillado adicional, que elimina el cabello suelto y muerto y ayuda a distribuir aceites naturales que mantienen la piel y el pelaje sano.

Básicamente, la mejor manera de medir cuándo tu perro necesita un baño es olerle. ¿Cómo huele? ¿No tan bien? Enronce, esmpieza a abrir el grifo.

Cómo bañar correctamente a tu perro

Una vez que estés preparado para asumir la tarea, con o sin la cooperación de tu mascota, esto es lo que debes hacer para bañar correctamente a tu perro:

  • Cepilla a tu perro antes del baño. El pelo enmarañado retiene el agua, dejándole con la piel irritada. Si no puedes cepillarle o cortarle los nudos, llévale a un peluquero profesional.

  • Pon una bola de algodón en cada oreja para mantener el agua en el exterior. Ayuda a prevenir las infecciones de oído y la irritación.

  • Usa agua tibia. La piel del perro es diferente a la de las personas, y el agua caliente puede hacer que se queme más fácilmente. El agua del baño nunca debe estar más caliente de la que pondrías a un bebé. Mantenla aún más fresca para los perros de razas grandes, que pueden sobrecalentarse fácilmente.

  • Habla con tu mascota con voz tranquilizadora. Algunos perros aprenderán que no los estás torturando, aunque otros continuarán escondiéndose debajo de la mesa de la cocina cada vez que saques una toalla.

  • Usa champú para perros. Coloca el champú en una espuma suave y masajea a tu mascota en todo su cuerpo, teniendo cuidado de que no le entre jabón en los ojos.

  • Enjuaga bien. Cualquier jabón que quede en su piel puede irritarla una vez que se seque. Enjuaga, enjuaga y repite el enjuague.

  • Secar al aire. El aire caliente de un secador de cabello humano puede ser demasiado caliente para su piel. Aunque también puedes usar un secador de pelo diseñado para perros; sus temperaturas más bajas no causan picazón o caspa.

  • Recompensa a tu perro. Hazle caricias o juega con él. A muchos perros les encanta descargar su frustración durante el baño jugando al tira y afloja con la toalla de baño, o simplemente huyendo con ella, cuando todo ha terminado.

Consejos y trucos

  • La rabia en mascotas es una de las enfermedades más peligrosas y mortales. La gran mayoría de animales de sangre caliente son vulnerables a contraer esta enfermedad. Y, de hecho, la única forma de prevención es la vacunación.

    La vacuna para evitar la rabia en mascotas se administra a los cachorros a partir del tercer mes de edad y después en periodos de entre uno y tres años, dependiendo de la legislación vigente.

  • El moquillo es una enfermedad canina bastante contagiosa y que suele afectar principalmente a los cachorros. Aunque gracias a la vacunación el número de casos ha disminuido drásticamente, aún se considera una enfermedad grave que puede llevar a la muerte del animal.

    También conocida como distemper, es un virus que ataca al sistema digestivo y respiratorio de los perros. Y aunque se transmite fácilmente entre los canes, no puede contagiarse a los humanos.

  • Cuando se tienen varios amigos felinos, a menudo pueden suceder peleas de gatos en un mismo hogar. Algunos gatos simplemente no le darán una oportunidad a la paz.

    Y es que existen varias razones por las que los gatos pueden no llevarse bien. La más común es la falta de socialización, la falta de experiencias agradables con otros gatos al principio de la vida.

  • La leucemia felina (FeLV) es un virus que puede transmitirse entre gatos a través de la saliva. Es una enfermedad trágica y fatal que es responsable de muchas muertes de gatos en todo el mundo cada año.

    Más del 50% de los gatos infectados mueren dentro de los 2-3 años posteriores a la infección. La mayoría de las muertes en gatos ocurren en el primer año después del diagnóstico.

como bañar a tu perro?.

Productos

  • Los perros y los gatos pueden tener problemas en sus articulaciones. Flexadin Plus es una fórmula completa que contribuye a su salud articular y a su flexibilidad.

  • Suplemento nutricional con beneficios relajantes para perros y gatos

  • Esta innovadora fórmula, científicamente demostrada por distintos estudios clínicos, contribuye a la salud de las articulaciones y a la flexibilidad de los perros.