Pasar al contenido principal

Osteoartritis en humanos y perros

Back to overview

Usted está aquí

La osteoartritis es una condición común que afecta tanto a humanos como a perros. ¿Qué es la osteoartritis? ¿Cómo se manifiesta y cómo se trata? ¿Cuáles son las similitudes y diferencias entre perros y humanos?

Comparación de los síntomas de la osteoartritis en humanos y perros

La osteoartritis es una reducción en un tejido particular, llamado cartílago, ubicado al final de los segmentos óseos, en la articulación. Este tejido blando y flexible tiene como función proporcionar protección contra golpes y fricción, así como asegurar un ajuste perfecto entre los dos segmentos óseos y, por lo tanto, el movimiento correcto de la articulación.

Cualquier articulación puede verse afectada aunque en humanos las articulaciones más frecuentemente afectadas son el tobillo, la rodilla, los dedos y las articulaciones de la columna vertebral. En perros las articulaciones más frecuentemente afectadas son la cadera, el codo, el hombro y la rodilla.

Además de la edad avanzada y la obesidad, la osteoartritis puede darse en perros por otras razones como la displasia (de cadera, codo o hombro), una fractura mal curada o una dislocación (a menudo de la rótula). En humanos, malformaciones, displasia e incluso impactos mecánicos relacionados con actividades específicas (deporte, escribir, pintar, etc.) pueden ser causas de osteoartritis temprana. Tanto humanos como perros pueden tener predisposición genética a la osteoartritis.

La osteoartritis causa un dolor intenso y particularmente marcado al mover la articulación. También causa discapacidad funcional: el movimiento es limitado.

Estos síntomas generalmente resultan en cojera en los perros, a menudo más marcada cuando el animal está "frío" (antes del ejercicio), y pueden manifestarse como brotes: periodos alternos con y sin cojera.

Comparación del tratamiento de la osteoartritis en humanos y perros: enfoque del tratamiento de la osteoartritis

El daño del cartílago en sí es irreversible, sin embargo, la degradación puede estabilizarse y el dolor reducirse. Para lograr esto, se recomienda un enfoque multimodal tanto en humanos como en perros. Esto significa que se necesitan varios tipos de tratamientos complementarios.

Prof. Bernard Mazières, jefe del Departamento de Reumatología en el Hospital Rangueuil en Toulouse, declaró durante una entrevista: "El tratamiento, tal como se establece a nivel internacional o europeo, se basa claramente en una combinación de enfoques farmacológicos (medicamentos) y no farmacológicos. La segunda regla, que es obvia, es que los tratamientos (farmacológicos y no farmacológicos) deben adaptarse a cada paciente".

Este enfoque también es defendido por los veterinarios: tratamientos no farmacológicos

Tanto en perros como en humanos, la articulación dolorosa necesita ser protegida durante un brote y descansada por un tiempo. Sin embargo, este período de descanso no debe durar demasiado para evitar perder los músculos alrededor de la articulación. Es por esto que se recomienda la natación en humanos, porque mantiene el músculo mientras limita el efecto del peso sobre las articulaciones. Los perros también pueden nadar en el mar o recibir balneoterapia.

La balneoterapia es una de las disciplinas involucradas en la rehabilitación en humanos. También es común en casos de osteoartritis someterse a fisioterapia ("fisio") u osteopatía. Estas dos disciplinas se utilizan para liberar la tensión muscular que a menudo conduce a una mala postura. También ayudan a reducir la inflamación, particularmente a través de masajes que drenan el edema.

En el mundo veterinario, estas disciplinas, así como la rehabilitación física, han experimentado un crecimiento significativo en los últimos años en relación con los perros.

La rehabilitación física es muy útil después de una lesión o si el animal tiene osteoartritis. Incluye varias técnicas de masaje (amasado, caricias, presión circular), la aplicación de calor o frío (termoterapia), ejercicios para reconstruir suavemente el músculo, hidroterapia y el uso de dispositivos como láseres.

Finalmente, una dieta adecuada para limitar el aumento de peso es muy importante tanto en humanos como en animales. El exceso de peso es un factor agravante tanto para humanos como para animales con osteoartritis.

Tratamientos basados en medicamentos

Los tratamientos farmacológicos en humanos y animales se basan en el mismo principio: reducir el dolor y romper el ciclo inflamatorio de la osteoartritis para limitar la degradación del cartílago. Como resultado, los tratamientos son muy similares.

Durante un brote doloroso, el tratamiento principal será un antiinflamatorio y/o analgésico. Estos tratamientos ayudarán a manejar el brote y luego se puede comenzar el seguimiento a largo plazo con suplementos dietéticos.

Tanto en humanos como en perros se usan antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), analgésicos, agentes condroprotectores y, en algunas ocasiones, tratamientos intraarticulares. 

Recuerda: si tienes dudas sobre la salud de tu mascota, no esperes: contacta a tu veterinario lo antes posible. Tu veterinario es tu aliado más confiable cuando se trata de la salud de tu animal, y ningún sitio de información puede reemplazar su consejo.

 

Consejos y trucos

Productos

  • Los perros y los gatos pueden tener problemas en sus articulaciones. Flexadin Plus es una fórmula completa que contribuye a su salud articular y a su flexibilidad.

  • Suplemento nutricional con beneficios relajantes para perros y gatos

  • Esta innovadora fórmula, científicamente demostrada por distintos estudios clínicos, contribuye a la salud de las articulaciones y a la flexibilidad de los gatos.

  • Esta innovadora fórmula, científicamente demostrada por distintos estudios clínicos, contribuye a la salud de las articulaciones y a la flexibilidad de los perros.

To know more ESP

Test