Pasar al contenido principal

¿Mi gato tiene artritis? ¿Cómo detectarlo?

Back to overview

Usted está aquí

 

 

La artritis es una enfermedad muy común en los gatos, y es conveniente conocer los síntomas porque los felinos suelen disimular muy bien el dolor. Por ello, debes conocer cómo detectar la artritis en gatos, que se caracteriza por la inflamación y dolor muscular.

 

La artritis en gatos, también denominada osteoartritis felina, provoca principalmente dolor, rigidez y pérdida de movilidad. Igualmente, debes saber que esta enfermedad puede llegar a cualquier edad en los gatos y es degenerativa; con la posibilidad de ir empeorando con el paso de los años.

 

En cambio, no hay que confundirla con la artrosis, que se diagnostica cuando el gato es anciano. El 90% de los gatos mayores de 12 años presentan esta enfermedad, según el estudio realizado por Hardie et al. (2002), a gatos ancianos observados radiológicamente. 

 

Sin embargo, es una enfermedad infradiagnosticada porque no se asocia a la presencia de cojeras; al contrario de lo que ocurre en los perros. Aunque la artritis y artrosis no son lo mismo, tienen similitudes.

¿QUÉ CAUSA LA ARTRITIS EN GATOS?

A continuación, encontrarás algunas de las causas de la artritis en los gatos:

  • Algún traumatismo, golpe o lesión que haya sufrido tu gato.

  • Debido a algún germen o bacteria que ha llegado a su articulación.

  • A causa de alguna malformación de los miembros y otros problemas genéticos.

  • Por el propio sistema inmunitario del gato.

  • Si el felino tiene obesidad y sobrepeso, la artritis en gatos puede ser más común.

SÍNTOMAS DE LA ARTRITIS EN FELINOS

Como sabes, normalmente los gatos son unos animales que no muestran sus dolencias; por lo que si crees que hay un comportamiento no habitual en él, es importante que lo lleves al veterinario. En concreto, si crees que tiene alguno de los siguientes síntomas, puede tratarse de la artritis:

  • Inflamación de las articulaciones.

  • Pérdida de movilidad, y con ello disminución del ejercicio físico.

  • Dolor y atrofia muscular.

  • Crujidos en las articulaciones.

  • Dificultad en los desplazamientos por la pérdida de movilidad.

  • Cambio de comportamiento en el gato, como mostrar pasividad o distanciamiento.

En cualquiera de estos casos es recomendable que lleves a tu gato al veterinario. Allí podrán realizarle las revisiones correspondientes, con una radiografía para comprobar si lo que tiene tu gato es artritis o no.

QUÉ TRATAMIENTO SEGUIR PARA LA ARTRITIS EN GATOS

Antes de empezar cualquier tratamiento es fundamental llevar a tu gato al veterinario, para que pueda diagnosticar la enfermedad de tu felino. Una vez tengas el diagnóstico del profesional, podrás seguir sus recomendaciones para el tratamiento de la artritis de los gatos.

 

Principalmente, el tratamiento se basa en unos medicamentos antiinflamatorios, con el objetivo de aliviar el dolor y disminuir la inflamación de las articulaciones. De la misma manera, para aliviar los síntomas de la artritis, se les suele recetar suplementos como Flexadin.

 

Sin duda, lo más importante para que tu gato no sufra de artritis es que tenga una alimentación adecuada y haga ejercicio diariamente. Pero no olvides apostar por complementos que ayuden a fortalecer la salud articular y flexibilidad de tu mascota.

 

Consejos y trucos

Artritis en los gatos

Productos

  • Los perros y los gatos pueden tener problemas en sus articulaciones. Flexadin Plus es una fórmula completa que contribuye a su salud articular y a su flexibilidad.

  • Suplemento nutricional con beneficios relajantes para perros y gatos

  • Esta innovadora fórmula, científicamente demostrada por distintos estudios clínicos, contribuye a la salud de las articulaciones y a la flexibilidad de los perros.