Pasar al contenido principal

Leucemia felina

Back to overview

Usted está aquí

La leucemia felina (FeLV) es un virus que puede transmitirse entre gatos a través de la saliva. Es una enfermedad trágica y fatal que es responsable de muchas muertes de gatos en todo el mundo cada año.

Más del 50% de los gatos infectados mueren dentro de los 2-3 años posteriores a la infección. La mayoría de las muertes en gatos ocurren en el primer año después del diagnóstico.

Es importante tener en cuenta que el FeLV es contagioso y se puede transmitir de un animal a otro. La buena noticia es que el 72% de los gatos en hogares con múltiples gatos (y el 97% en hogares con un solo gato) pueden luchar y vencer el virus sin ninguna ayuda.

¿Qué es la leucemia felina?

A pesar del nombre, la leucemia felina no es una forma de cáncer en absoluto, pero puede causar cáncer. Es un virus presente en alrededor del 2 o 3 por ciento de los gatos. Si bien eso puede parecer una pequeña porción de la población, la tasa a la que se propaga esta enfermedad significa que sigue siendo una amenaza muy real para todos los dueños de gatos.

La leucemia felina puede causar cáncer, lo que lo hace aún más peligroso. Hay varios subgrupos de FeLV:

  • FeLV-A.
  • FeLV-B.
  • FeLV-C.
  • FeLV-T.

FeLV-A es el único transmitido de gato a gato. Algunos gatos solo llevan FeLV-A, pero otros pueden llevar cualquier combinación. FeLV-B se asocia con el desarrollo de tejido anormal o tumores. FeLV-C causa anemia severa y FeLV-T causa un sistema inmune debilitado en los gatos.

Además de los diferentes subgrupos, el virus también pasa por etapas. Hay seis etapas en total. El virus ingresa al gato y se propaga a través del cuerpo, viaja a través del torrente sanguíneo y se replica. Muchos gatos pueden combatir el virus en esta etapa. Si el virus no se detiene, la médula ósea se infecta. Una vez establecido en la médula ósea, se pueden liberar células infectadas. Por último, el virus se elimina y puede infectar a otros gatos.

¿Cómo se diagnostica la leucemia felina?

Existen varias pruebas que pueden determinar si un gato está infectado con FeLV. Una prueba llamada ELISA busca el virus en la sangre. Determinará si el gato tiene el virus pero no en qué etapa. Es posible dar positivo en esta prueba y descubrir que el virus no ha infectado la médula ósea. Esto significa que el gato aún podría luchar contra el virus por sí mismo.

Sin embargo, ten en cuenta que los falsos positivos y negativos son comunes. Como tal, si es positivo, una segunda prueba generalmente se completará aproximadamente doce semanas después de la primera.

¿Cómo contraen leucemia los gatos?

Este virus es altamente contagioso. Los gatos pueden contraer el virus de la saliva, la orina, las heces, las secreciones nasales y la leche de un gato infectado. Lamentablemente, los gatitos también pueden contraerlo en el útero de su madre infectada. Si bien la mayoría de ellos morirán antes del nacimiento, algunos mueren poco tiempo después o sobrevivirán y permanecerán infectados.

Comportamientos sociales como morder o compartir áreas de comida también pueden causar la transmisión del virus. En definitiva, se requiere una proximidad cercana. El virus no sobrevivirá en el ambiente por mucho tiempo.

 

Consejos y trucos

Productos

  • Los perros y los gatos pueden tener problemas en sus articulaciones. Flexadin Plus es una fórmula completa que contribuye a su salud articular y a su flexibilidad.

  • Suplemento nutricional con beneficios relajantes para perros y gatos

  • Esta innovadora fórmula, científicamente demostrada por distintos estudios clínicos, contribuye a la salud de las articulaciones y a la flexibilidad de los perros.