Pasar al contenido principal

¿Cuáles son las enfermedades más comunes en gatos mayores?

Back to overview

Usted está aquí

Saber cuáles son las enfermedades más comunes en gatos mayores puede ayudarte a entender algunos comportamientos de tu gato cuando va cumpliendo años. Porque, a medida que pasa el tiempo, es inevitable pensar en las enfermedades que puede tener tu gato. Y más cuando se trata de gatos mayores, con más de 10 años.

Identificar y reconocer alguna de estas enfermedades a tiempo es esencial para poner remedio lo antes posible y así,  alargar la vida del gato.

Reconoce los síntomas de las enfermedades más comunes en gatos mayores

Para identificar si un gato está enfermo, lo mejor es estar atento a los diferentes signos o señales de enfermedad. Lo ideal es que ante cualquier cambio inexplicado en la conducta de tu gato consultes con tu veterinario.

Aunque hay algunas enfermedades raras que son más complicadas de reconocer, las más habituales te darán pistas en el día a día de tu mascota. Estas son algunas de las más conocidas:

1.- Enfermedad degenerativa articular 

La pérdida de movilidad es uno de los síntomas más habituales de la enfermedad degenerativa articular. Se trata de una de las enfermedades más comunes en gatos mayores y está asociada al desgaste de sus articulaciones.

Lo peor es que la enfermedad degenerativa articular es una enfermedad que empeora con el paso del tiempo y que es crónica, por lo que no tiene cura. Y, además, ver reflejada esta enfermedad en el gato bastante es complicado ya que no acostumbran a mostrar dolor ni a quejarse. Por ello, es recomendable llevarlo al veterinario cuando muestra alguno de estos detalles: 

  • Pierde movilidad o exceso de tiempo de descanso.

  • Escasez de ejercicio.

  • Crujidos en las articulaciones.

  • Molestia y atrofia muscular.

  • Un estado de ánimo diferente del acostumbrado.

Con todo, muchos de estos problemas en las articulaciones se pueden ralentizar con ejercicio moderado y una correcta alimentación. Si, además, optas por fórmulas como Flexadin Plus, ayudarás a mejorar la salud articular y la flexibilidad de tu gato.

2.- Diabetes

La diabetes mellitus está asociada en gran medida a la obesidad y aunque no es necesariamente una enfermedad de gato mayor, suele aparecer con edad avanzada. Por eso, es importante cuidar la alimentación del gato desde el principio.

La diabetes se puede reflejar cuando tu gato:

  • Orina de manera continua o excesiva.

  • Bebe más agua de lo habitual

  • Come más de lo habitual pero pierde peso. 

  • Muestra un pelaje, en apariencia, estropeado

3.- Otras enfermedades que se manifiestan con la pérdida de peso

La pérdida de peso es uno de los síntomas más comunes de muchas enfermedades. Por ejemplo, se asocia con la enfermedad renal crónica, la enfermedad inflamatoria intestinal,  linfoma intestinal,  el hipertiroidismo o problemas dentales. Todas ellas se encuentran en la lista de enfermedades más comunes en gatos mayores.

Aún así, cuando tu gato pierde peso es recomendable llevarle al veterinario para saber concretamente de qué se trata y solucionarlo lo antes posible. 

Una buena alimentación previene enfermedades en gatos mayores

Una de las maneras más efectivas para prevenir algunas de las más habituales enfermedades en gatos mayores es cuidar la alimentación de tu mascota. Saber elegir una comida de calidad y en su justa medida es clave para prevenir enfermedades como la diabetes mellitus o la enfermedad inflamatoria intestinal

Por eso, es importante hacer especial hincapié en la alimentación de los gatos desde jóvenes. Además de eso, hay que observar que su peso sea el adecuado y que realice ejercicio. 

 

Consejos y trucos

Gatos mayores con enfermedades

Productos

  • Los perros y los gatos pueden tener problemas en sus articulaciones. Flexadin Plus es una fórmula completa que contribuye a su salud articular y a su flexibilidad.

  • Suplemento nutricional con beneficios relajantes para perros y gatos

  • Esta innovadora fórmula, científicamente demostrada por distintos estudios clínicos, contribuye a la salud de las articulaciones y a la flexibilidad de los perros.