Pasar al contenido principal

Ideas para proteger a tu gato del frío

Back to overview

Usted está aquí

Saber cómo proteger a un gato del frío es algo muy importante durante estos días donde la bufanda y los guantes son tus mejores aliados.

Si tienes un gato te habrás dado cuenta de que es muy sensible a los cambios de temperatura. Sobre todo al frío. Cuando las temperaturas empiezan a descender, la actitud de tu mascota empezará a cambiar. Pero no tienes por qué preocuparte, tu gato simplemente está preparándose para soportar mejor el frío.

Proteger a un gato del frío será una labor conjunta entre el propio animal y tú mismo. De hecho, poco a poco irás dándote cuenta de que él mismo se esconde entre las mantas o se acomoda muy cerca del radiador.

Pero, además, deberías saber que proteger a un gato del frío resulta sencillo porque el propio animal cuenta con un mecanismo natural de renovación de pelaje. Es decir, preparan su pelo para el invierno.

¿Cómo proteger a un gato del frío?

Proteger a un gato del frío requiere de más o menos trabajo dependiendo de sus características. Es decir, un gato callejero no necesita tantos cuidados como uno doméstico. O, por ejemplo, un gato con mucho pelo estará más protegido que otras razas de pelo muy fino o de nada de pelo.

Por eso es importante que aprendas a proteger a un gato del frío teniendo en cuenta las siguientes variables:

1.- Depende de la edad

  • Los cachorros. El sistema inmunológico de los gatos más pequeños es más débil. Por lo tanto, los cachorros son mucho más vulnerables y tienen más probabilidades de tener ciertos problemas de salud originados por el frío. Si tu gato es un cachorro deberías proporcionarle una cantidad mayor de calorías. Así se mantendrán calientes. Además, las mantas serán sus mejores aliadas.

  • Los gatos adultos. Aquellos que superen los 7 años también necesitarán ciertos cuidados especiales, más que nada porque al ser tan mayores cuentan con un sistema inmunológico débil. Deberías cuidarlos como si fueran cachorros.

2.- Dependiendo de su pelaje

Seguro que a la hora de buscar un compañero nuevo de vida, has tenido en cuenta factores como qué razas de gatos son más cariñosas o qué tipo de pelaje tienen. Sobre todo si sufres alguna alergia que te obligue a optar por el Esfinge, la raza de gatos sin pelo.

Aquellos que tienen el pelo corto, como pueden ser los Siameses, sufren más los cambios de temperatura y lo pasan peor ante el frío.

Deberías optar por proporcionarles una dieta rica en calorías y, por supuesto, por encender las calefacciones y utilizar mantas. Sobre todo debes evitar que tu mascota salga al exterior, ya que podría desarrollar algún problema respiratorio.

3.- Dependiendo de si está sano o tiene alguna enfermedad

Por supuesto, proteger a un gato del frío no resulta tan sencillo si éste está totalmente sano o sufre alguna enfermedad o resfriado.

Cuando los gatos tienen alguna enfermedad tienen las defensas mucho más bajas de lo normal. Además, deberías tener en cuenta que la artrosis y la artritis se vuelven peores cuando llega el frío.

Pero, ¿cómo saber si simplemente se ha resfriado? Aunque pueda parecerte raro, los gatos sufren los mismos síntomas que tú. Tendrán los ojos brillantes y llorosos, estornudos, tendrán mucosidad y los encontrarás apáticos.

Como sabes existe cierta frecuencia para llevar al veterinario a tu mascota, pero si notas alguno de estos síntomas deberías llevarlo sin dudarlo. De hecho, si dejas que el resfriado se pase solo, los pulmones de tu animal podrían verse afectados.

2 trucos clave para proteger a un gato del frío

1.- No pierdas de vista la alimentación

Por lo general, un gato con un pelaje muy fino o sin pelo necesitará aumentar las calorías para poder superar el frío. Mientras que otro con mucho pelo no necesitará este aporte calórico extra.

2.- Protege su pelaje

La defensa más importante de un gato contra el frío es su pelo. Por lo tanto, no puedes olvidarlo. Si lo cuidas y lo mantienes sano, el animal podrá pasar mejor las temporadas más frías.

Como has podido comprobar, tu gato sufrirá cambios y una renovación del pelaje para las temporadas más frías. Tu trabajo aquí consistirá en cepillarlo diariamente. Cuanto menos se enrede, mejor.

 

Consejos y trucos

  • La rabia en mascotas es una de las enfermedades más peligrosas y mortales. La gran mayoría de animales de sangre caliente son vulnerables a contraer esta enfermedad. Y, de hecho, la única forma de prevención es la vacunación.

    La vacuna para evitar la rabia en mascotas se administra a los cachorros a partir del tercer mes de edad y después en periodos de entre uno y tres años, dependiendo de la legislación vigente.

  • El moquillo es una enfermedad canina bastante contagiosa y que suele afectar principalmente a los cachorros. Aunque gracias a la vacunación el número de casos ha disminuido drásticamente, aún se considera una enfermedad grave que puede llevar a la muerte del animal.

    También conocida como distemper, es un virus que ataca al sistema digestivo y respiratorio de los perros. Y aunque se transmite fácilmente entre los canes, no puede contagiarse a los humanos.

  • Cuando se tienen varios amigos felinos, a menudo pueden suceder peleas de gatos en un mismo hogar. Algunos gatos simplemente no le darán una oportunidad a la paz.

    Y es que existen varias razones por las que los gatos pueden no llevarse bien. La más común es la falta de socialización, la falta de experiencias agradables con otros gatos al principio de la vida.

  • La leucemia felina (FeLV) es un virus que puede transmitirse entre gatos a través de la saliva. Es una enfermedad trágica y fatal que es responsable de muchas muertes de gatos en todo el mundo cada año.

    Más del 50% de los gatos infectados mueren dentro de los 2-3 años posteriores a la infección. La mayoría de las muertes en gatos ocurren en el primer año después del diagnóstico.

proteger-a-un-gato-del-frio

Productos

No results found.