Pasar al contenido principal

Consejos para llevar a tu perro a la nieve

Back to overview

Usted está aquí

No hay nada como ver a un perro experimentar la nieve por primera vez. Pero antes de dejar que tu perro empiece a disfrutar, asegúrate de tener en cuenta estos consejos para llevar a tu perro a la nieve y que esté seguro mientras se lo pasa de muerte.

5 claves para llevar a tu perro a la nieve

1..- Haz que tu perro se acostumbre a la nieve gradualmente

La clave es la aclimatación. Si le ves bien y no tiembla o intenta entrar en casa, es sinónimo de que está perfectamente. Puede permanecer fuera períodos más largos, siempre y cuando estén preparándose para ello.

Comienza con pequeños períodos para ir acostumbrando al animal al frío. Sus zonas con menos pelo y sus patas se irán acostumbrando poco a poco.

Este consejo no funciona para todos igual. A los cachorros, por ejemplo, les será más difícil regular la temperatura de su cuerpo en el exterior. O los perros mayores que tengan problemas como la diabetes pueden tener dificultades de ajuste a la temperatura.

Además, los perros más pequeños y delgados temblarán más que aquellos canes criados para estar fuera en el frío.

2.- Utilizar ropa de nieve para tu perro no está de sobra

Si notas que tu perro tiende a pasar frío, lo mejor es que compres la ropa de nieve necesaria. Ayudará a que pueda estar más tiempo en el exterior.

Lo mejor es no cortar el pelo de tu perro durante el invierno porque ayudará a protegerlo del frío. Es importante, también, que sus patas estén secas. Por eso, asegúrate que cuando se acaba el juego en la nieve las secas porque, sobre todo si tiene mucho pelo, se quedarán húmedas.

3.- Cuidado con la sal y el anticongelante

Otro de los consejos para llevar a tu perro a la nieve es que andes con cuidado con la sal. No es tóxica pero evita que se la coma porque puede alterar el estómago.

También debes vigilar que tu perro esté lejos del anticongelante. Este si que es extremadamente tóxico pese a su dulce sabor. Ten cuidado con las sustancias de color azul o verde en las entradas de vehículos, aceras y superficies de automóviles.

4.- Cuida de sus almohadillas

Si las almohadillas de los perros están agrietadas deberás utilizar tratamientos para calmar sus patas. Después de aplicar algo a sus pies, debes mantenerlo ocupado con algo de comer para que no se lama sus patas de inmediato. Si lo hace, la crema no hará el efecto deseado.

Puedes tratar de prevenir este tipo de problema colocando botines a tu perro o limpiando las almohadillas de los pies cada vez que entra en casa.

5.- El ejercicio es importante

Puede que te resulte difícil andar con tu perro un día de nieve pero no hagas que se quede en casa por tu vagancia. Puede llevar a comportamientos nerviosos por energía reprimida y eso será peor.

Una vez que tu perro esté aclimatado y preparado para el frío, está bien continuar las caminatas y jugar en el patio trasero.

Si el lugar en el que vives es demasiado frío, busca alternativas para que tu perro haga ejercicio. Ya sea en lugares interiores habilitados o en un gimnasio para perros a cubierto.

Cómo calentar a tu perro

Si resulta que notas que tu perro tiembla demasiado o que está excesivamente frío cúbrelo con una toalla o con una manta. También puedes utilizar un secador de pelo para calentarlo. No utilices las almohadillas térmicas ya que podrían causar quemaduras.

Estos consejos para llevar a tu perro a la nieve son pautas que puedes seguir un día de mucha nieve pero lo más importante es tu intuición. Si tu también has salido y ves que el frío ese día es demasiado exagerado también lo será para tu perro. Por tanto, deberás entrar en casa. Pero eso sí, por miedo al frío nunca le dejes dentro de casa. A los perros les encanta jugar en la nieve.

 

Consejos y trucos

Perro nieve

Productos

No results found.