Pasar al contenido principal

¿Sudan los gatos?

Back to overview

Usted está aquí

Las respuestas a la pregunta de si sudan los gatos no son tan sencillas. Y es que el sudor del gato es muy diferente del sudor humano y del perro. ¿Sudan los gatos? El sudor es una función corporal poco probable para un felino. 

Después de todo, la imagen popular de los gatos se trata de su atractivo esponjoso y peludo, no de una criatura que excreta cubos de sudor. Pero los gatos sí sudan. Aunque no es exactamente como esperabas.

¿Cómo sudan los gatos?

Cuando los gatos sudan, no lo hacen a través de sus axilas, o bien, las partes que unen las patas delanteras y traseras al cuerpo sino a través de sus patas. 

A diferencia de los seres humanos, que dependen de las glándulas sudoríparas ecrinas de todo el cuerpo para sudar, son las almohadillas de las patas de un gato las que contienen sus glándulas sudoríparas vitales. Por eso, los gatos sudan por sus patas.

Durante un clima excepcionalmente caluroso, es posible que notes que tu gato deja un pequeño rastro de pequeñas huellas húmedas mientras se pasea tranquilamente. Este es un gato sudando a pleno flujo. Porque la sudoración del gato generalmente ocurre cuando aumenta la temperatura.

También puede ocurrir como una reacción corporal a los momentos de alta ansiedad o gran estrés. Es por eso que, cuando tu gato visita al veterinario y se pone nervioso o está asustado, puede dejar pequeños parches húmedos en la mesa de examen. Y eso no son parches de pis: son gotas de sudor. Ahora, ya ves que cómo sudan los gatos es totalmente diferente a la manera que podrías imaginar.

Además de sudar, ¿de qué otra forma combaten los gatos las altas temperaturas?

La sudoración de los gatos cumple la misma función que cuando las personas y los perros sudan. Y esto es para ayudar a regular la temperatura corporal durante los momentos de calor. 

Pero debido a que los gatos sudan a través de sus patas, y que esas patas no representan gran parte del porcentaje del área total de su cuerpo, los felinos complementan los sudores de sus patas con otras tácticas para combatir el calor.

Esta es la razón por la cual los gatos buscan rincones oscuros y lugares con sombra durante el clima cálido y abrasador. Es un instinto que proviene de aprender a combatir el calor de la mejor manera posible.

Si bien habrás bromeado sobre la racha perezosa inherente de los felinos o sobre sus siestas de 18 horas al día, quedarse quietos mientras están en un lugar sombreado o contra un piso de baldosas frescas en realidad significa que no están gastando la energía que contribuiría a elevar su temperatura corporal general. Es una táctica inteligente.

¿Fiebre o sólo calor?

Una temperatura constante por encima de 39 °C  es motivo de preocupación en los gatos. Los signos de fiebre incluyen renuencia a moverse, mayor frecuencia de respiración, depresión, anorexia y letargo o apatía.

La hipertermia es simplemente un aumento de la temperatura corporal. Esto puede deberse al aumento de la temperatura exterior, la emoción, el ejercicio u otras causas. No es una fiebre verdadera.

Si no estás seguro de si tu gato realmente tiene fiebre, descansa durante 20 minutos y luego vuelve a verificar la temperatura rectal. Si tu gato está actuando de manera normal, además de jadear, tiene un aumento de la temperatura es probable que sea hipertermia y no una fiebre verdadera. Para evitarlo es aconsejable mantener hábitos saludables para tu mascota, sobre todo en verano.

Consejos y trucos

sudor gatos

Productos