Pasar al contenido principal

4 claves para elegir el mejor rascador para tu gato

Back to overview

Usted está aquí

¿Tu gato rasca sofás y otros muebles? Aquí tienes las 4 claves para elegir el mejor rascador para tu gato. Si tienes el rascador ideal, tu gato te lo agradecerá.

El rascador es un complemento indispensable para la salud y felicidad de tu gato. Lo necesita para estirarse, afilarse las uñas, mantenerse activo y hasta controlar mejor su territorio. Si no le das a tu gato un rascador, puede que se busque uno entre tu mobiliario, rasgando tu sofá o algún mueble.

Por eso mismo, tienes que conseguir un buen rascador, que le ayude a solventar esta necesidad. Este será el lugar ideal hacia donde redirigir esta conducta instintiva tan necesaria para él. 

1. Cuanto más alto, mejor

Los rascadores pueden ser horizontales o verticales. Los expertos suelen recomendar que los postes de rascado sean verticales y altos, y es preferible pasarte de alto que quedarte corto.

Esto lo aconsejan porque la conducta de rascado ayuda al gato a estirarse, y es vital que el poste cubra toda la longitud de su cuerpo, de esta forma el gato podrá estirar sus músculos tanto como necesite y no tendrá que recurrir a tus otros muebles. 

Sin embargo, esto no es lo único a tener en cuenta si quieres darle el mejor rascador posible. 

2. Ten en cuenta sus preferencias

Es importante que te fijes también en sus hábitos de rascado, que te darán una pista sobre sus preferencias

Cada gato es un mundo. Hay algunos que, en vez de rascar en postes prefieren rascar en posición horizontal, solo tienes que observarlos y ver si rascan hacia arriba o en horizontal. Una forma de verlo es fijarse en si rasgan la alfombra (horizontal) o la parte media de un mueble (vertical). 

Si ves que tu gato podría beneficiarse de un tipo de rascador diferente al vertical, considera comprarle un rascador horizontal. De todas formas, siempre puedes probar a comprarte los dos tipos para probar y darle más variedad.

3. Material natural

Los gatos suelen preferir rascadores que estén compuestos por fibras naturales, orientadas preferiblemente en dirección longitudinal. 

Por eso mismo, normalmente los gatos prefieren el sisal natural, aunque también toleran bien algunos materiales más sintéticos como el cartón corrugado o las alfombras.

La gracia del material está en que el gato tenga una experiencia lo más similar posible al rascado en los troncos de los árboles, que haría en libertad. Por lo ya explicado anteriormente, a algunos gatos les gustan más unas texturas que otras, y será importante que te fijes. 

4. Con plataformas

A los gatos les encanta estar en lo alto, así que si compras un rascador vertical aprovecha y hazte con uno que tenga plataformas altas.  Asegúrate siempre de que estos postes sean estables y si lo consideras oportuno plantéate anclarlo para evitar accidentes. 

Con una o varias plataformas, le estarás dando un plus en calidad de vida, un lugar donde relajarse, jugar y controlar la casa desde un lugar seguro. 

Cosas a tener en cuenta después de comprarlo

Cabe decir que no solo es importante saber escoger bien el rascador para tu gato, también es muy valioso tener en cuenta estos dos factores antes de instalarlo: La cantidad y la localización.

La cantidad

Idealmente, recomendamos tener varios rascadores para tus gatos. No solo para añadirles cierta variedad de texturas, juguetes y diversión, sino también para evitar posibles disputas entre ellos y solventar cualquier problema de conducta relacionado con el rascado, en varios lugares de la casa. Eso está directamente relacionado con la localización del rascador

La localización

Si lo recordamos, el rascador cumple una función en la que el gato se estira y lima sus uñas, pero si al gato le apetece mucho hacer esta acción y tiene el rascador en la otra punta de casa, no lo va a usar y decidirá rascar alguna parte del mobiliario. Por eso, es vital que siempre coloquemos el rascador en el lugar más conveniente. 

Hay que tener en cuenta las costumbres naturales de los gatos. Por ejemplo, un gato, al despertarse, no podrá evitar rascar y estirarse, por eso mismo es recomendable que el rascador esté cerca de su lugar de descanso (o que, con el uso las plataformas elevadas, sea directamente su lugar de descanso)

El otro rascador podríamos colocarlo en el lado opuesto de la casa, pero también es vital tener en cuenta los muebles que él suele rascar. Si vemos que rasca el sofá, podríamos instalar un rascador justo al lado. 

Como decimos anteriormente, habrá que fijarse en los gustos del gato e intentar adaptarnos lo máximo posible a sus necesidades. En caso de que un problema de rascado se alargue o los rascadores no parezcan cumplir su función, te recomendamos visitar a tu veterinario para solucionarlo. 

Esperamos que te sean útiles nuestros consejos y las claves que te hemos dado para escoger el mejor rascador para tu gato. Dale un rascador para que se estire y verás cómo lo disfruta después de cada siesta.

Consejos y trucos

gato jugando con un rascador

Productos

  • Los perros y los gatos pueden tener problemas en sus articulaciones. Flexadin Plus es una fórmula completa que contribuye a su salud articular y a su flexibilidad.

  • Suplemento nutricional con beneficios relajantes para perros y gatos

  • Esta innovadora fórmula, científicamente demostrada por distintos estudios clínicos, contribuye a la salud de las articulaciones y a la flexibilidad de los perros.