Pasar al contenido principal

cuidado diario

Usted está aquí

  • Tu perro ya no es el que era antes? Le encuentras apático, sin ganas de jugar, triste y con poco apetito. Si ése es el caso, puede que tu perro esté enfermo y no te hayas dado cuenta. Los síntomas de enfermedad de un perro a veces se manifiestan y otras veces pasan desapercibidos.

  • Calcular el gasto de una mascota en comida, requiere tener en cuenta muchos aspectos. Uno de ellos es diferenciar entre las calorías que pueda tener un gato a un perro por ejemplo.

  • Quizá no lo sabías, pero los perros también pueden sufrir artritis. Descubre cuáles son los síntomas de artritis en estos animales.

  • Seguramente, una de las primeras cosas que compraste para tu perro fue una correa. Como dueño de tu mascota seguro que lo hiciste con gran ilusión. Pero a tu perro, al principio, seguro que no le gustó tanto. Y, sin lugar a dudas, te lo hizo notar.

  • Si observas la comunicación corporal de los felinos puedes entender gran parte de sus sentimientos, estado de ánimo o, incluso, lo que quieren. Podrás entender qué significan las posturas, los ojos o la posición de las orejas entre otras cosas.

  • Aprender cómo mejorar las articulaciones de un perro no es sencillo. Algunos de los síntomas de problemas en las articulaciones son:

    ●        Si tu perro jadea de forma excesiva.

    ●        Ha perdido interés por cualquier tipo de actividad.

    ●        Camina despacio y de forma rígida.

    ●        Realiza con dificultad las actividades cotidianas.

  • Una mascota no es un producto, de modo que su trato no puede ser igual. La mascota no se compra, se adopta.

    No obstante, si crees que la compra de animales es positiva, trata de abrir la mente y ponte en su lugar. Estas son las principales razones para adoptar una mascota y no comprarla.

  • Se habla mucho sobre el cambio de dieta en perros y en muchas ocasiones los dueños toman decisiones guiándose por su propio criterio.